Bioinformaticos

Consejos | Recomendaciones | Revisión

Quien Fue Simeon En La Biblia?

Quien Fue Simeon En La Biblia
Simeón o Shimon (del hebreo שִׁמְעוֹן, Šimʿon, en griego Συμεών, latinizado Symeon) es un personaje bíblico, el segundo de los doce hijos de Jacob. En hebreo significa ‘Dios ha escuchado’, y se le llamó así debido a que su madre Lea dijo: ‘Yahvé ha escuchado, por cuanto era odiada, y por eso me dio también este’.

¿Qué hizo Simeón en la Biblia?

Simeón
Simeón con Jesús en brazos. Óleo de Alekséi Yegórov.1830-40.
Información personal
Nacimiento Galilea, Israel
Fallecimiento Siglo I juliano
Información profesional
Ocupación Sacerdote y traductor
Información religiosa
Canonización Santo
Festividad 18 de febrero (Iglesia católica) 27 de abril (Iglesia ortodoxa)
Venerado en Iglesia católica, Iglesia ortodoxa
Obras notables Nunc dimittis

El anciano Simeón en el templo fue un contemporáneo de Jesús de Nazaret, Aparece en el Evangelio según San Lucas (Lc 2, 25 – 35), cuando Jesús, recién nacido, es llevado al Templo de Jerusalén para ser presentado al Señor, Simeón de quien el citado evangelio señala que era « justo y piadoso y esperaba la restauración de Israel » (v.25), señalándose además que poseía un espíritu profético ya que « le había sido revelado por el Espíritu Santo que no vería la muerte antes de haber visto al Cristo del Señor »(v.26).

  1. En algunas tradiciones cristianas, este encuentro se conmemora el 2 de febrero como Fiesta de la Candelaria, o más formalmente, la Presentación del Señor, el Encuentro del Señor o la Purificación de la Virgen,
  2. Su profecía se utiliza en el contexto de Nuestra Señora de los Dolores,
  3. Simeón es venerado como santo en las tradiciones católica, ortodoxa y ortodoxa oriental,

Su festividad se conmemora el 3 de febrero en el Martirologio Romano de la Iglesia católica.

¿Qué le dijo Dios a Simeón?

Lucas 2:25-38 En ese tiempo había en Jerusalén un hombre llamado Simeón, que obedecía a Dios y lo amaba mucho. Vivía esperando que Dios libertara al pueblo de Israel. El Espíritu Santo estaba sobre Simeón, y le hab | Traducción en Lenguaje Actual (TLA) | Descargue La Biblia App ahora En ese tiempo había en Jerusalén un hombre llamado Simeón, que obedecía a Dios y lo amaba mucho.

  • Vivía esperando que Dios libertara al pueblo de Israel.
  • El Espíritu Santo estaba sobre Simeón, y le había dicho que no iba a morir sin ver antes al Mesías que Dios les había prometido.
  • Ese día, el Espíritu Santo le ordenó a Simeón que fuera al templo.
  • Cuando los padres de Jesús entraron en el templo con el niño, para cumplir lo que mandaba la ley, Simeón lo tomó en sus brazos y alabó a Dios diciendo: «Ahora, Dios mío, puedes dejarme morir en paz.

»¡Ya cumpliste tu promesa! »Con mis propios ojos he visto al Salvador, a quien tú enviaste y al que todos los pueblos verán. »Él será una luz que alumbrará a todas las naciones, y será la honra de tu pueblo Israel.» José y María quedaron maravillados por las cosas que Simeón decía del niño.

Simeón los bendijo, y le dijo a María: «Dios envió a este niño para que muchos en Israel se salven, y para que otros sean castigados. Él será una señal de advertencia, y muchos estarán en su contra. Así se sabrá lo que en verdad piensa cada uno. Y a ti, María, esto te hará sufrir como si te clavaran una espada en el corazón.» En el templo estaba también una mujer muy anciana, que era profetisa.

Se llamaba Ana, era hija de Penuel y pertenecía a la tribu de Aser. Cuando Ana era joven, estuvo casada durante siete años, pero ahora era viuda y tenía ochenta y cuatro años de edad. Se pasaba noche y día en el templo ayunando, orando y adorando a Dios.

Cuando Simeón terminó de hablar, Ana se acercó y comenzó a alabar a Dios, y a hablar acerca del niño Jesús a todos los que esperaban que Dios liberara a Jerusalén. TLA: Traducción en Lenguaje Actual Compartir : Lucas 2:25-38 En ese tiempo había en Jerusalén un hombre llamado Simeón, que obedecía a Dios y lo amaba mucho.

Vivía esperando que Dios libertara al pueblo de Israel. El Espíritu Santo estaba sobre Simeón, y le hab | Traducción en Lenguaje Actual (TLA) | Descargue La Biblia App ahora

¿Qué hizo que Simeón reconociera al Mesías en el pequeño Jesús?

Por el poder del Espíritu Santo, había obtenido la promesa de que no gustaría la muerte hasta que hubiese visto al Cristo el Señor en la carne. Impelido por el Espíritu fue al templo el día de la presentación de Jesús, y reconoció en el Niño al Mesías prometido.

¿Qué hacía Simeón en el templo?

Era viuda de 84 años y no abandonaba el Templo, sirviendo a Dios noche y día con ayunos y oraciones. Llegó en aquel mismo momento y daba gloria a Dios hablando del Niño a todos los que esperaban la redención de Israel.

¿Quién fue Simeón y Ana en la Biblia?

+ Del evangelio según san Lucas (2, 22-40) – Transcurrido el tiempo de la purificación de María, según la ley de Moisés, ella y José llevaron al niño a Jerusalén para presentarlo al Señor, de acuerdo con lo escrito en la ley: Todo primogénito varón será consagrado al Señor, y también para ofrecer, como dice la ley, un par de tórtolas o dos pichones.

  • Vivía en Jerusalén un hombre llamado Simeón, varón justo y temeroso de Dios, que aguardaba el consuelo de Israel; en él moraba el Espíritu Santo, el cual le había revelado que no moriría sin haber visto antes al Mesías del Señor.
  • Movido por el Espíritu, fue al templo, y cuando José y María entraban con el niño Jesús para cumplir con lo prescrito por la ley, Simeón lo tomó en brazos y bendijo a Dios, diciendo: “Señor, ya puedes dejar morir en paz a tu siervo, según lo que me habías prometido, porque mis ojos han visto a tu Salvador, al que has preparado para bien de todos los pueblos; luz que alumbra a las naciones y gloria de tu pueblo, Israel”.

El padre y la madre del niño estaban admirados de semejantes palabras. Simeón los bendijo, y a María, la madre de Jesús, le anunció: “Este niño ha sido puesto para ruina y resurgimiento de muchos en Israel, como signo que provocará contradicción, para que queden al descubierto los pensamientos de todos los corazones.

  1. Y a ti, una espada te atravesará el alma”.
  2. Había también una profetisa, Ana, hija de Fanuel, de la tribu de Aser.
  3. Era una mujer muy anciana.
  4. De joven, había vivido siete años casada y tenía ya ochenta y cuatro años de edad.
  5. No se apartaba del templo ni de día’6Ei de noche, sirviendo a Dios con ayunos y oraciones.

Ana se acercó en aquel momento, dando gracias a Dios y hablando del niño a todos los que aguardaban la liberación de Israel. Y cuando cumplieron todo lo que prescribía la ley del Señor, se volvieron a Galilea, a su ciudad de Nazaret. El niño iba creciendo y fortaleciéndose, se llenaba de sabiduría y la gracia de Dios estaba con él.

  1. Palabra del Señor.
  2. Fondo Musical: P.
  3. Martin Alejandro Arceo Álvarez Descargar los textos en PDF Mensaje Hoy todas las Iglesias cristianas celebran la fiesta de la Presentación de Jesús en el Templo.
  4. La ley mosaica prescribía que la madre, cuarenta días después del nacimiento del primogénito, tenía que presentarlo en el Templo, donde debía ofrecer en sacrificio al Señor por su purificación un cordero o un par de tórtolas.

La consagración del primogénito recordaba al pueblo de Israel la primacía de Dios sobre la vida y la entera creación. María y José hicieron cuanto estaba prescrito y llevaron a Jesús al Templo. Eran pobres, y no pudiendo comprar el cordero para el sacrificio, ofrecieron un par de tórtolas: en realidad ofrecían al «verdadero Cordero» para la salvación del mundo.

  1. La fiesta de la Presentación es una de las pocas que celebran en común las Iglesias de Oriente y de Occidente.
  2. De ella se tiene memoria ya en los primeros siglos en Jerusalén (se la llamaba del «solemne encuentro»): una procesión por las calles de la ciudad recordaba el viaje de la sagrada Familia desde Belén a Jerusalén con Jesús recién nacido.

Todavía hoy la liturgia prevé la procesión y la bendición de las velas que ha dado a esta fiesta el nombre popular de «candelaria». La luz que se nos entrega nos une, no sólo a María y José que suben al Templo, sino también a Simeón y Ana, que acogen al niño al que proclaman « luz para iluminar a las naciones ».

Hombre justo y piadoso, Simeón, que «esperaba la consolación de Israel», sintió el calor de ese fuego que estaba a punto de recibir: « Movido por el Espíritu, vino al Templo le tomó en brazos y bendijo a Dios ». Como María y José, también Simeón tomó al niño en brazos y se llenó de una consolación sin límites, hasta el punto que de su corazón brota una de las oraciones más hermosas de la Biblia: « Señor, ya puedes dejar morir en paz a tu siervo, según lo que me habías prometido, porque mis ojos han visto a tu Salvador, al que has preparado para bien de todos los pueblos; luz que alumbra a las naciones y gloria de tu pueblo, Israel ».

Simeón era anciano, como también la profetisa Ana (el Evangelio dice su edad, ochenta y cuatro años). En ellos están representados todo Israel y la humanidad entera que espera la «redención», pero podemos ver también a las personas de avanzada edad, a todos los ancianos.

  • Simeón y Ana son ejemplo de una bella forma de ser anciano.
  • El Evangelio de hoy parece decir con voz fuerte que el tiempo de la vejez no es un naufragio, una desgracia, un tiempo más para sufrirlo tristemente que para vivirlo con esperanza.
  • Simeón y Ana salen de este nutrido coro de gente triste y angustiada, y parecen decir al mundo: «¡Es hermoso ser anciano!».
See also:  Que Significa Soñar Que Alguien Te Quiere Atropellar?

Su canto es inconcebible en una sociedad donde sólo cuentan la fuerza y el bienestar. Simeón y Ana vienen hoy a nuestro encuentro: son ellos los que anuncian el Evangelio, la buena noticia, a toda nuestra sociedad. Ellos no cerraron los ojos ante su debilidad, ante la disminución de sus fuerzas.

En aquel niño encontraron una nueva compañía, una nueva energía, un sentido más para su vejez. Simeón y Ana son un ejemplo para todos los creyentes, y en especial para los de avanzada edad. Muestran un camino espiritual para vivir la última parte de la vida. Para ellos fue la más importante, y así puede ser también para muchos ancianos hoy día.

V. Paglia – Comunidad de Sant’Egidio, La palabra de Dios cada día, 2018, 84-85.

¿Cuál es el primer profeta de la Biblia?

Samuel era hijo de Elcana y Ana, pertenecientes a la tribu de Efraín, Ana estaba triste porque no tenía hijos. Pedía con frecuencia a Dios que colmara su deseo de ser madre. Un día visitando el tabernáculo prometió a Dios que sí le concedía un hijo le pondría a su servicio.

Dios contestó la oración de Ana y poco tiempo después dio a luz a Samuel. Cuando el niño era todavía muy pequeño cumplió su promesa y lo llevó al tabernáculo dejándolo al servicio del sumo sacerdote Helí, Los padres de Samuel le visitaban todos los años y le llevaban un manto que su madre tejía para él.

Los hijos de Helí eran hombres perversos, no se cuidaban del Señor, ni de los deberes de los sacerdotes para con el pueblo. Helí se iba haciendo mayor y Samuel crecía y se hacía grato a Dios y a los hombres. Una noche, cuando estaba dormido en el tabernáculo, oyó una voz que le llamaba: “¡Samuel!”.

Contestó: “Aquí estoy”. Se levantó, fue al aposento de Helí y le dijo: “Aquí estoy, me has llamado”. Helí le contestó: “No te he llamado, hijo mío, vuelve y acuéstate”. Oyó de nuevo que le llamaban: “¡Samuel!”. Contestó: “Aquí estoy”. De nuevo se levantó y yendo donde estaba Helí le dijo: “Aquí estoy, me has llamado”.

Helí le contestó: “No te he llamado, hijo mío, vuelve y acuéstate”. Por tercera vez Samuel oyó la voz y fue al aposento de Helí y de nuevo le dijo: “Aquí estoy, me has llamado”. Helí comprendió que era Dios quien le llamaba y le dijo: “Acuéstate y si te llaman otra vez, responde: “Habla Señor, que tu siervo escucha”.

Cuando Samuel oyó de nuevo la voz respondió lo que le había mandado responder Helí. Dios le dijo que iba a castigar a Helí y a sus hijos. Tiempo después los hijos de Helí mueren luchando contra los filisteos. Cuando Helí recibió la noticia se cayó, se rompió el cuello y murió. Samuel actuó como último juez de Israel durante toda su vida y fue el primer profeta.

Se quitaron todos los dioses extranjeros, el pueblo se convirtió y adoraba sólo a Dios. Cuando fue mayor, el pueblo le pidió que nombrara un rey que los gobernara como a las demás naciones y que estuviese al frente de los soldados para luchar contra los enemigos.

¿Qué dijo Simeón cuando tomo a Jesús en brazos cuando María y José fueron al templo con él?

La presentación en el templo@es||| La ley mosaica establecía que la Purificación de la Virgen y la Presentación del Niño en el Templo debían realizarse cuarenta días después del parto. El Evangelio de Lucas, el único que recoge este episodio, dice así: ” Así que se cumplieron los días de la purificación conforme a la ley de Moisés, le llevaron a Jerusalén para presentarle al Señor, según está escrito () y para ofrecer en sacrificio, según lo prescrito en la Ley del Señor, un par de tórtolas o dos pichones.

Había en Jerusalén un hombre llamado Simeón, justo y piadoso () y el Espíritu Santo estaba en él. Le había sido revelado por el Espíritu Santo que no vería la muerte antes de ver al Cristo del Señor. Movido del Espíritu Santo, vino al Templo, y al entrar los padres con el niño Jesús para cumplir lo que prescribe la Ley sobre Él, Simeón le tomó en sus brazos y bendiciendo a Dios dijo: Ahora, Señor, puedes ya dejar ir a tu siervo en paz, según tu palabra; porque han visto mis ojos tu salud, la que has preparado ante la faz de todos los pueblos; luz para iluminación de las gentes, y gloria de tu pueblo, Israel.

: La presentación en el templo@es|||

¿Quién pudo ver a Jesús?

Moisés vio a Jesucristo y a Satanás. Analicen lo que se siente cuando se va de una habitación oscura a una con mucha iluminación, o viceversa.

¿Qué significa el niño perdido y hallado en el templo?

Palabras finales – El niño Jesús perdido y hallado en el Templo es un episodio que irrumpe en la vida oculta de Jesús y anuncia su rol en el plan divino de Salvación. Jesús será un maestro que dialogará con los conocedores de la Ley y generará sorpresa y admiración entre quienes lo escuchan.

  1. Este momento también marca el inicio de su manifestación como el Hijo de Dios, que se ocupa de las cosas de su Padre.
  2. Además de lo que significa para el joven Jesús, el hallazgo en el Templo muestra la perspectiva de su familia humana.
  3. María y José viven la angustia de perderlo durante tres días y, luego, cuando lo encuentran, quedan desconcertados frente a las palabras de su hijo.

Como señala Lucas, Jesús vivió en total obediencia a su familia durante su vida oculta. Pero la obediencia a Dios ya está presente desde el comienzo de su adultez. El Misterio también funciona como un hecho simbólico que prefigura el sacrificio pascual.

¿Quién ha visto a Dios en la Biblia?

Cara a cara Solía tener la misma consideración hacia el Antiguo Testamento que hacia un libro de cuentos de hadas: relatos interesantes que no se relacionaban para nada con mi vida, pues, separados de mí por miles de años de historia, eran de lo más alejado de la realidad.

  • Sin embargo, a mi maestro de seminario le encantaba el Antiguo Testamento, y su entusiasmo y su humilde testimonio empezaron a inspirar en mí una mayor reverencia por esas Escrituras.
  • Una noche, mientras me hallaba estudiando, me topé con este versículo: “Y hablaba Jehová a Moisés cara a cara, como habla cualquiera a su compañero” (Éxodo 33:11).

Leí las palabras y al principio no me llamaron la atención. El Señor hablaba con Moisés; ¡pues claro que lo hacía! Parecía del todo natural que el Señor se le apareciera en persona a uno de Sus profetas. Así que oré y empecé verdaderamente a pensar en aquel pasaje.

See also:  Soñar Con Personas Bajo El Agua?

Sabía que mi Padre Celestial no se me iba a aparecer esa noche, pero quizás podía intentar hablar con Él “como habla cualquiera a su compañero”. En ese momento me sentí rodeada por Su amor. Al orar, repetí con mis propias palabras lo que había leído: “Moisés habló contigo cara a cara, como un amigo”. Me detuve; lo repetí una y otra vez.

De repente lo entendí; era tan profundo, pero a la vez tan sencillo. Moisés vio a Dios cara a cara. De inmediato la época del Antiguo Testamento no estaba tan distante y me di cuenta de que Moisés había sido una persona mortal, igual que yo. Las Escrituras cobraron vida en mi mente; sabía que Moisés realmente había vivido y respirado y que también había experimentado dificultades y luchado con la falta de confianza.

  • Y a pesar de ello, habló con el Mesías, el Jehová de Israel, su Señor y Redentor —mi Señor y Redentor— de la misma forma que yo hablaba con mi propio padre terrenal.
  • Padre Celestial”, volví a orar, “¡deseo regresar a Ti más que ninguna otra cosa!”.
  • Terminé mi oración y me metí en la cama percibiendo Su amor de forma tan palpable como jamás lo había sentido en mi vida.

Kristie Masumi King es miembro del Barrio BYU 162, Estaca Universidad Brigham Young 19. : Cara a cara

¿Qué profeta del Antiguo Testamento enseña que Jesús nacería de una virgen?

Preparación –

  1. Con oración, estudie:
    • Isaías 7:14 : Isaías profetiza que una joven pura dará a luz al hijo de Dios.
    • Mateo 1:18–23 : Se cumple la profecía de Isaías.
    • Isaías 9:6 : Isaías profetiza que Jesucristo vendrá como un niño; se describe a Jesús con varios nombres.
    • Miqueas 5:2 : Miqueas profetiza que Jesús nacerá en Belén.
    • Mateo 2:4–6 : Los escribas sabían que Belén era el lugar de nacimiento que se había profetizado para el Mesías.
    • 1 Nefi 11:18–21 : Nefi profetiza que el Hijo de Dios nacerá de una virgen.
    • Lucas 1:26–31 : Una virgen llamada María será la madre de Jesucristo.
    • Alma 7:9–10 : Alma profetiza que Jesús nacerá de María.
    • Lucas 2:4–7 : Nace Jesús.
    • Helamán 14:1–6 : Samuel el lamanita profetiza acerca de las señales del nacimiento de Jesús.
    • 3 Nefi 1:4–21 : En la noche que nació Jesús, no hubo obscuridad en el continente americano y apareció una nueva estrella.
    • Mateo 2:2 : Una nueva estrella apareció en Israel.
  2. Estudie la lección y decida qué método empleará para enseñar a los niños el relato de las Escrituras (véase “Cómo preparar las lecciones”, pág. VII, y “La enseñanza por medio de las Escrituras”, pág. VIII). Elija las preguntas para analizar y las actividades complementarias que mejor promuevan la participación de los niños y los ayuden a alcanzar el objetivo de la lección.
  3. Materiales necesarios:
    1. Un ejemplar de la Biblia y uno del Libro de Mormón para cada niño.
    2. La lámina “Los Profetas que anunciaron el nacimiento de Jesucristo” (que se encuentra al final de la lección).
    3. Disfraces sencillos, como bufandas o chales y un muñeco para representar el Nacimiento (véase la actividad para captar la atención).
    4. Las láminas 6–49: Isaías escribe sobre el nacimiento de Cristo (Las bellas artes del Evangelio 113; 62339) y 6–50: El nacimiento de Jesús (Las bellas artes del Evangelio 200; 62116).

¿Quién bendijo a Jesús?

Lucas 2:21-40 Cuando Jesús cumplió ocho días de nacido, lo circuncidaron y le pusieron por nombre Jesús. Así lo había pedido el ángel, cuando le anunció a María que iba a tener un hijo. Cuarenta días después de qu | Traducción en Lenguaje Actual (TLA) | Descargue La Biblia App ahora Cuando Jesús cumplió ocho días de nacido, lo circuncidaron y le pusieron por nombre Jesús.

  1. Así lo había pedido el ángel, cuando le anunció a María que iba a tener un hijo.
  2. Cuarenta días después de que Jesús nació, sus padres lo llevaron al templo de Jerusalén para presentarlo delante de Dios.
  3. Así lo ordenaba la ley que dio Moisés: «Cuando el primer niño que nace es un varón, hay que dedicárselo a Dios.» La ley también decía que debían presentar, como ofrenda a Dios, dos pichones de paloma o dos tórtolas.

En ese tiempo había en Jerusalén un hombre llamado Simeón, que obedecía a Dios y lo amaba mucho. Vivía esperando que Dios libertara al pueblo de Israel. El Espíritu Santo estaba sobre Simeón, y le había dicho que no iba a morir sin ver antes al Mesías que Dios les había prometido.

Ese día, el Espíritu Santo le ordenó a Simeón que fuera al templo. Cuando los padres de Jesús entraron en el templo con el niño, para cumplir lo que mandaba la ley, Simeón lo tomó en sus brazos y alabó a Dios diciendo: «Ahora, Dios mío, puedes dejarme morir en paz. »¡Ya cumpliste tu promesa! »Con mis propios ojos he visto al Salvador, a quien tú enviaste y al que todos los pueblos verán.

»Él será una luz que alumbrará a todas las naciones, y será la honra de tu pueblo Israel.» José y María quedaron maravillados por las cosas que Simeón decía del niño. Simeón los bendijo, y le dijo a María: «Dios envió a este niño para que muchos en Israel se salven, y para que otros sean castigados.

Él será una señal de advertencia, y muchos estarán en su contra. Así se sabrá lo que en verdad piensa cada uno. Y a ti, María, esto te hará sufrir como si te clavaran una espada en el corazón.» En el templo estaba también una mujer muy anciana, que era profetisa. Se llamaba Ana, era hija de Penuel y pertenecía a la tribu de Aser.

Cuando Ana era joven, estuvo casada durante siete años, pero ahora era viuda y tenía ochenta y cuatro años de edad. Se pasaba noche y día en el templo ayunando, orando y adorando a Dios. Cuando Simeón terminó de hablar, Ana se acercó y comenzó a alabar a Dios, y a hablar acerca del niño Jesús a todos los que esperaban que Dios liberara a Jerusalén.

Por su parte, José y María cumplieron con todo lo que mandaba la ley de Dios y volvieron a su pueblo Nazaret, en la región de Galilea. El niño Jesús crecía en estatura y con poder espiritual. Estaba lleno de sabiduría, y Dios estaba muy contento con él. TLA: Traducción en Lenguaje Actual Compartir : Lucas 2:21-40 Cuando Jesús cumplió ocho días de nacido, lo circuncidaron y le pusieron por nombre Jesús.

Así lo había pedido el ángel, cuando le anunció a María que iba a tener un hijo. Cuarenta días después de qu | Traducción en Lenguaje Actual (TLA) | Descargue La Biblia App ahora

¿Quién era el más joven de los apóstoles?

EL MÁS JOVEN DE LOS DOCE – Juan era el más joven de los doce apóstoles y el hermano menor de Santiago, quien también era un discípulo. Junto con Andrés, el hermano de Pedro, ellos fueron los primeros discípulos que Jesús llamó. Juan también era un pescador.

Juan tuvo una larga vida. Vivió lo suficiente como para ver a Jerusalén destruida por los romanos y al templo en ruinas. Él sería el último discípulo en morir, habiendo tenido una estrecha conexión con Jesús. Esto le otorgó a sus palabras una influencia especial. A través de su sinceridad al hablar de Jesús y su sacrificio, Juan ayudo a innumerables personas a conocer a Jesús.

También fue un escritor prolífico. A lo largo de su vida escribió el Evangelio de Juan, tres epístolas y el libro de Apocalipsis, todos ellos se encuentran en la Biblia. ¡Jesús había escogido un ganador! PARTE 3 de 8

¿Qué significa la presentacion del Niño en el Templo?

Presentación del Niño Jesús en el Templo
Luis de Morales, Presentación de Jesús en el templo, 1560-1568. Museo del Prado.
Tipo gospel episode y narración bíblica
Celebrada por Cristianismo
Fecha 2 de febrero (rito romano)
Motivo Recuerdo de la presentación de Jesús en el Templo de Jerusalén

Presentación de Jesús en el Templo es la denominación convencional de un episodio evangélico y un tema iconográfico relativamente frecuente en el arte cristiano, Se refiere a la presentación de Jesucristo por sus padres, en el Templo de Jerusalén, Está narrado por Lucas el Evangelista en el Nuevo Testamento (Lucas 2,22-40).

See also:  Que Dice La Biblia De La Luna?

Tratamiento diferenciado, tanto en el arte como en el calendario litúrgico o santoral, tiene una escena previa: la circuncisión de Jesús, operación ritual prescrita en la religión judía, ​ y que se le hizo a Jesús a los ocho días de nacer (se celebra el 1 de enero). La presentación tuvo lugar posteriormente cuando se cumplieron los días de la purificación,

La fiesta de la Presentación se celebra el día dos de febrero, Por asociación de actos y de simbolismos se celebra el mismo día la Purificación de la Virgen, llamada también fiesta de las Candelas o de la Virgen de Candelaria, La iglesia bizantina la convirtió en una celebración solemne muy importante.

Y como se cumplieron los días de la purificación de ella, conforme a la ley de Moisés, le trajeron a Jerusalén para presentarle al Señor, (Lucas 2:22) María y José llevaron a Jesús al Templo y según la costumbre, ofrecieron como sacrificio dos tórtolas, En el templo se encontraba Simeón que tenía fama de ser un hombre justo.

Al verlos tuvo la convicción de que actuaba impulsado por el Espíritu, le tomó en brazos y bendijo a Dios diciendo el Nunc dimittis, Las escrituras lo narran así: Y los bendijo Simeón, y dijo á su madre María: He aquí, éste es puesto para caída y para levantamiento de muchos en Israel ;,

(Lucas 2:34) La profetisa Ana vivía en el templo y al presenciar aquellos acontecimientos comenzó a hablar del Niño a todo aquel que esperaba la redención de Jerusalén : Estaba también allí Ana, profetisa, hija de Phanuel, de la tribu de Aser ; la cual había venido en grande edad, y había vivido con su marido siete años desde su virginidad.

Y ésta, sobreviniendo en la misma hora, juntamente confesaba al Señor, y hablaba de Él á todos los que esperaban la redención en Jerusalén. (Lucas 2:36-46)

¿Quién ha visto a Dios en la Biblia?

Cara a cara Solía tener la misma consideración hacia el Antiguo Testamento que hacia un libro de cuentos de hadas: relatos interesantes que no se relacionaban para nada con mi vida, pues, separados de mí por miles de años de historia, eran de lo más alejado de la realidad.

Sin embargo, a mi maestro de seminario le encantaba el Antiguo Testamento, y su entusiasmo y su humilde testimonio empezaron a inspirar en mí una mayor reverencia por esas Escrituras. Una noche, mientras me hallaba estudiando, me topé con este versículo: “Y hablaba Jehová a Moisés cara a cara, como habla cualquiera a su compañero” (Éxodo 33:11).

Leí las palabras y al principio no me llamaron la atención. El Señor hablaba con Moisés; ¡pues claro que lo hacía! Parecía del todo natural que el Señor se le apareciera en persona a uno de Sus profetas. Así que oré y empecé verdaderamente a pensar en aquel pasaje.

Sabía que mi Padre Celestial no se me iba a aparecer esa noche, pero quizás podía intentar hablar con Él “como habla cualquiera a su compañero”. En ese momento me sentí rodeada por Su amor. Al orar, repetí con mis propias palabras lo que había leído: “Moisés habló contigo cara a cara, como un amigo”. Me detuve; lo repetí una y otra vez.

De repente lo entendí; era tan profundo, pero a la vez tan sencillo. Moisés vio a Dios cara a cara. De inmediato la época del Antiguo Testamento no estaba tan distante y me di cuenta de que Moisés había sido una persona mortal, igual que yo. Las Escrituras cobraron vida en mi mente; sabía que Moisés realmente había vivido y respirado y que también había experimentado dificultades y luchado con la falta de confianza.

Y a pesar de ello, habló con el Mesías, el Jehová de Israel, su Señor y Redentor —mi Señor y Redentor— de la misma forma que yo hablaba con mi propio padre terrenal. “Padre Celestial”, volví a orar, “¡deseo regresar a Ti más que ninguna otra cosa!”. Terminé mi oración y me metí en la cama percibiendo Su amor de forma tan palpable como jamás lo había sentido en mi vida.

Kristie Masumi King es miembro del Barrio BYU 162, Estaca Universidad Brigham Young 19. : Cara a cara

¿Quién fue el que ayudó a Jesús a cargar la cruz?

Según los evangelios de Marcos, Mateo y Lucas, Simón de Cirene o El Cirineo, padre de Alejandro y Rufo, fue la persona encargada de ayudar a Jesús a cargar con la cruz en el día de su crucifixión y muerte.

¿Qué profeta del Antiguo Testamento enseña que Jesús nacería de una virgen?

Preparación –

  1. Con oración, estudie:
    • Isaías 7:14 : Isaías profetiza que una joven pura dará a luz al hijo de Dios.
    • Mateo 1:18–23 : Se cumple la profecía de Isaías.
    • Isaías 9:6 : Isaías profetiza que Jesucristo vendrá como un niño; se describe a Jesús con varios nombres.
    • Miqueas 5:2 : Miqueas profetiza que Jesús nacerá en Belén.
    • Mateo 2:4–6 : Los escribas sabían que Belén era el lugar de nacimiento que se había profetizado para el Mesías.
    • 1 Nefi 11:18–21 : Nefi profetiza que el Hijo de Dios nacerá de una virgen.
    • Lucas 1:26–31 : Una virgen llamada María será la madre de Jesucristo.
    • Alma 7:9–10 : Alma profetiza que Jesús nacerá de María.
    • Lucas 2:4–7 : Nace Jesús.
    • Helamán 14:1–6 : Samuel el lamanita profetiza acerca de las señales del nacimiento de Jesús.
    • 3 Nefi 1:4–21 : En la noche que nació Jesús, no hubo obscuridad en el continente americano y apareció una nueva estrella.
    • Mateo 2:2 : Una nueva estrella apareció en Israel.
  2. Estudie la lección y decida qué método empleará para enseñar a los niños el relato de las Escrituras (véase “Cómo preparar las lecciones”, pág. VII, y “La enseñanza por medio de las Escrituras”, pág. VIII). Elija las preguntas para analizar y las actividades complementarias que mejor promuevan la participación de los niños y los ayuden a alcanzar el objetivo de la lección.
  3. Materiales necesarios:
    1. Un ejemplar de la Biblia y uno del Libro de Mormón para cada niño.
    2. La lámina “Los Profetas que anunciaron el nacimiento de Jesucristo” (que se encuentra al final de la lección).
    3. Disfraces sencillos, como bufandas o chales y un muñeco para representar el Nacimiento (véase la actividad para captar la atención).
    4. Las láminas 6–49: Isaías escribe sobre el nacimiento de Cristo (Las bellas artes del Evangelio 113; 62339) y 6–50: El nacimiento de Jesús (Las bellas artes del Evangelio 200; 62116).

¿Quién fue la persona que bautizo a Jesús?

¿Qué ocurrió en el bautismo de Jesús? – La Biblia nos enseña que Jesús fue bautizado por su primo, Juan el Bautista (ver Mateo 3:13 ). Dios le dio a Juan un poder especial y la autoridad para bautizar (ver Guía de las Escrituras, “Juan el Bautista” scriptures.lds.org). Jesucristo fue bautizado hace más de 2.000 años, pero el bautismo es igualmente relevante para las personas de hoy día Cuando Jesucristo se bautizó en el Río Jordán (ver Marcos 1:9 ), Dios el Padre habló desde el Cielo dijo que se “complacía” con Jesús (ver Mateo 3:17 ).

  1. Dios también se complace con nosotros cuando elegimos ser bautizados porque, cuando nos bautizamos, mostramos a través de nuestras acciones que lo amamos y queremos seguir a Jesucristo.
  2. El Espíritu Santo también estuvo presente en el bautismo de Jesucristo (ver Mateo 3:16 ).
  3. Cuando nos bautizamos, nosotros también podemos recibir el don del Espíritu Santo,

Este don especial permite que el Espíritu Santo nos guíe y nos ayude. También nos permite sentir de manera más constante el amor de Dios en nuestras vidas. Si elegimos bautizarnos y vivir rectamente, el Espíritu Santo puede estar siempre presente en nuestras vidas.

  1. Durante el bautismo de Jesucristo, Juan sumergió a Jesús completamente en el agua.
  2. Este tipo de bautismo se llama bautismo por inmersión,
  3. Podemos ser bautizados por inmersión, tal como lo fue Jesús.
  4. Ser completamente sumergidos en el agua representa el perdón completo de los pecados que viene cuando somos bautizados.

Ser “sepultados” en el agua y luego levantados, también representa la nueva vida que se nos da al elegir seguir a Jesucristo y nuestra creencia de que un día nos levantaremos de la tumba gracias a Él (ver Romanos 6:1–4 ). (Para ver un vídeo del bautismo por inmersión de Jesucristo, haga clic aquí ).

Adblock
detector