Bioinformaticos

Consejos | Recomendaciones | Revisión

Que Significa Fervientemente En La Biblia?

Que Significa Fervientemente En La Biblia
FERVIENTE – El adjetivo ferviente que designa al que tiene un celo, ardor y entusiasmo grande hacia algo, viene del latn fervens, ferventis (que hierve, ardiente, encendido, que se arrebata o entusiasma), que no es ms que el participio de presente del verbo fervere (hervir, estar en ebullicin, estar agitado y en plena actividad).

Procede como siempre del acusativo fervente(m) en que la e tnica ha diptongado en ie como es habitual (como en tierra del latn terra, y diente de dens, dentis ). De fervere tambin proceden fervor, fervoroso, efervescente y hervir. Este verbo se asocia a una raz indoeuropea * bhreu – (hervir, quemar) que tambin gener en latn el vocablo fermentum (levadura), de donde fermento y fermentar.

– Gracias: Helena Avísanos si tienes ms datos o si encuentras algn error. Miembros Autorizados solamente: A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z ↑↑↑ Grupos Anteriores ↓↓↓ Grupos Siguientes Los iconos de la parte superior e inferior de la pgina te llevarn a otras secciones tiles e interesantes. Puedes encontrar la etimologa de una palabra usando el motor de bsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el trmino que buscas en la casilla que dice Busca aqu y luego presiona la tecla ‘Entrar’, ‘↲’ o ‘⚲’ dependiendo de tu teclado.

¿Qué es ser ferviente en el espíritu?

Segundo, en el versículo 11, Pablo dice: ‘ fervientes en espíritu ‘, ‘ fervientes ‘ (zeontes), significa ‘hirvientes’. De allí obtuvimos la palabra inglesa, ‘fervent’, porque proviene de la palabra latina ‘hervir’. Este es el lado positivo.

¿Que se significa fervientes?

Adj. Que muestra entusiasmo o admiración: es su más ferviente admirador.

¿Cuál es el sinonimo de fervientemente?

Sinónimo ‘ fervientemente ‘ vehementemente, ardientemente – Diccionario de sinónimos.

¿Qué es un ferviente catolico?

El que es ferviente muestra entusiasmo, devoción y una incondicionalidad directamente proporcional a su fervor.

¿Qué tipo de palabra es ferviente?

Ferviente es un adjetivo. El adjetivo es la palabra que acompaña al nombre para determinarlo o calificarlo.

¿Cómo hacer una oración ferviente?

La oración ferviente y sincera La oración ferviente y sincera Capítulo 19 Cuando oramos diligentemente en forma personal y en familia, recibimos muchas bendiciones. Cuando era un niño pequeño, Heber J. Grant frecuentaba la casa del presidente Brigham Young.

Si por casualidad Heber se encontraba allí a la hora de la oración, le invitaban a arrodillarse con la familia y participar en la oración familiar. Esas oraciones surtieron un efecto perdurable en Heber. Más adelante en la vida, recordó: ‘En más de una ocasión, por motivo de la inspiración del Señor que recibía Brigham Young mientras suplicaba a Dios que le guiara, levanté la cabeza y me volví a mirar hacia el lugar donde Brigham Young oraba para ver si el Señor estaba allí.

Me parecía que él conversaba con el Señor como un hombre conversa con otro’. ‘Pónganse de rodillas y supliquen a Dios en oración que los guíe con respecto a todo lo que hagan’. Varios sucesos de la vida del presidente Heber J. Grant ejemplifican su confianza en nuestro Padre Celestial y su fe en el poder de la oración.

  1. Por ejemplo, cuando su primera esposa se encontraba moribunda, su hija mayor estaba consternada de dolor.
  2. Él pidió fervientemente en oración que ella pudiese aceptar la muerte de su madre (véanse las páginas 47–48 de este libro).
  3. En otras ocasiones, el presidente Grant oró pidiendo inspiración para ayudar a su medio hermano que se había alejado de la Iglesia (véanse las páginas 11 y 13) y suplicó al Señor que sanase a una niña gravemente enferma de difteria (véase la página 101).

Cuando dirigía la palabra a los santos, el presidente Grant solía hablar de las oraciones que le salían del corazón. Hablaba de la esperanza que tenía en que el Señor guiase a los líderes gubernamentales en sus responsabilidades. Expresaba su ‘profunda y sincera oración’ de que el Señor bendijera a los soldados y a sus familias durante la guerra.

  1. Decía que oraba constantemente ‘por todos los oficiales de esta Iglesia, tanto por los del sacerdocio como por los de las asociaciones auxiliares’.
  2. Rogaba a Dios que ayudase a los santos a vivir el Evangelio y que guiara a las demás personas al conocimiento de la verdad.
  3. También contaba de sus súplicas por su propio bienestar: ‘Mi constante y ferviente oración es que nunca se me ofusque la mente, que nunca me aparte del sendero de la rectitud y lo correcto, que, a medida que avance en edad, progrese en entendimiento, que la luz y la inspiración del Espíritu de Dios arda en mi corazón e ilumine mi entendimiento, y me conserve firme y fiel al servicio a mi Padre Celestial’.

Pónganse de rodillas y supliquen a Dios en oración que los guíe con respecto a todo lo que hagan. En cuanto el hombre deja de rogar a Dios que le dé Su Espíritu y Su guía, comienza a apartarse de Él y de Sus obras. Cuando los hombres dejan de orar a Dios para pedirle que les dé Su Espíritu, se confían en su propio razonamiento y gradualmente pierden el Espíritu de Dios, del mismo modo que si amigos íntimos nunca se escriben ni se visitan llegan a ser extraños el uno para el otro.

  • Sean diligentes las personas jóvenes en elevar sus oraciones secretas y suplicar a Dios, día y noche, que les dé la guía de Su Santo Espíritu.
  • En las ocasiones de tranquilidad, en el fragor de la batalla de las dificultades que se nos presenten y a través de los azares del día; en los momentos de tentación, de pesar, de paz y de bendición, oremos siempre, tanto solos como reunidos con nuestros familiares, con gratitud por las bendiciones de la vida, y pidamos comprender los problemas de la existencia y recibir fortaleza para perseverar hasta el fin.
  • ‘Ora siempre para que salgas triunfante; sí, para que venzas a Satanás y te libres de las manos de los siervos de Satanás que apoyan su obra’ (Doctrina y Convenios 10:5).
  • ‘Orad siempre para que no desmayéis, hasta que yo venga’ (Doctrina y Convenios 88:126).

Una vez más quisiera suplicar a todos que se arrodillen y pidan a Dios que los dirija en todos los actos de la vida, y entonces, si reciben el Espíritu de Dios, se sentirán felices y contentos con lo que hagan. No hagan cosa alguna que no puedan pedir a Dios que les ayude a hacer.

Crezcan en la luz y en el conocimiento del Evangelio, y, como siervo de Dios, les prometo paz, regocijo y felicidad, en el nombre de nuestro Redentor. Testificamos que Dios es un Dios viviente que Él vive y ama a Sus hijos; que Él oye y contesta las oraciones; que Él no dejará a Sus hijos vagar en las tinieblas y el pecado sin una luz; que toda persona tiene derecho a recibir esa luz con la cual guiar sus pasos por la vida; que, en un mundo cambiante, Sus hijos todavía pueden acudir a Él, y Él les hablará a la radiante luz del día, o en las silenciosas horas de la noche, en un lenguaje que entenderán si tan sólo viven en armonía con Su Espiritu.

A todas partes adonde se ha llevado el Evangelio de Cristo, hombres y mujeres, en cientos y en miles, lo han aceptado y han podido dar testimonio de que han recibido un testimonio de la divinidad de la obra a la que los Santos de los Últimos Días estamos consagrados, tras haber suplicado a Dios que les diese ese testimonio.

Ellos no han recibido ese testimonio por medio de su propio estudio, ni mediante la inteligencia natural de que Dios los ha dotado, sino en respuesta a la ferviente y sincera oración, pronunciada en el nombre de Jesucristo nuestro Redentor, en la que han suplicado recibir luz y conocimiento con respecto a la divinidad de esta obra.

El hombre tiene la inclinación natural a envanecerse con el orgullo de su corazón, a ser, a olvidar a Dios; pero el Evangelio requiere que oremos todos los días de nuestra vida, no sólo en familia, sino en secreto. Ese requisito nos impide volvernos, puesto que, cuando nos inclinarnos a pedir a Dios en oración que nos dé la luz y la inspiración de Su Espíritu, nos volvemos como niños pequeños,

Creo firmemente que nadie que con sinceridad se incline todos los días de su vida a suplicar a Dios con fervor que le dé la luz de Su Santo Espíritu para guiarle nunca jamás se volverá orgulloso ni arrogante. Por el contrario, su corazón se llenará de mansedumbre, de humildad y de la sencillez natural de los niños.

No siento temor por el niño o la niña, el joven o la joven que a conciencia suplican a Dios dos veces al día para pedirle que les dé la guía de Su Espíritu. Estoy seguro de que, cuando la tentación les salga al paso, tendrán la fortaleza necesaria para vencerla por la inspiración que se les dará.

  • El hecho de suplicar al Señor que nos dé la guía de Su Espíritu pondrá alrededor de nosotros una protección, y si pedimos ferviente y sinceramente la guía del Espíritu del Señor, les aseguro que la recibiremos.
  • Ahora bien, lo que deseo grabar en el corazón y en el alma de la gente joven por encima de todo lo demás es que oren al Señor.
See also:  Soñar Que Alguien Te Apuñala Por La Espalda?

Obtengan fe. Si no tienen conocimiento, tengan fe. Cultiven esa fe, y tarde o temprano recibirán el conocimiento. Uno de los requisitos que se piden a los Santos de los Últimos Días es que deben ser fieles en lo que respecta a elevar a Dios sus oraciones, tanto sus oraciones secretas como familiares.

El objetivo de nuestro Padre Celestial al pedir esto es que estemos en comunicación con Él y que tengamos un conducto de comunicación entre nosotros y los cielos por medio del cual podamos hacer llegar a nosotros bendiciones de lo alto. Ninguna persona que sea humilde y tenga el espíritu de la oración ante Dios, y le suplique todos los días que le dé la luz y la inspiración de Su Santo Espíritu se envanecerá nunca con el orgullo de su corazón, ni pensará que la inteligencia y la sabiduría que posea son todo lo que necesita.

La persona que ora y que es humilde siempre comprenderá y sentirá que necesita a Dios en lo que tiene que ver con todas las bendiciones de que disfruta, y, al orar a Dios, no sólo pedirá que le guíen la luz y la inspiración de Su Santo Espíritu, sino que sentirá deseos de dar gracias a Dios por las bendiciones que reciba, al comprender que la vida, la salud, la fortaleza y toda la inteligencia que posee vienen de Dios, que es el Autor de su existencia.

Si no mantenemos abierto ese conducto de comunicación entre nosotros y nuestro Padre Celestial, nos privamos de la luz y de la inspiración de Su Espíritu, así como del sentimiento de gratitud y de acción de gracias que llena nuestro corazón y que desea alabar a Dios por Su bondad y misericordia para con nosotros.

No hay sentimiento más divino que el de intensa gratitud y acción de gracias a Dios, el cual experimentamos cuando comprendemos y percibimos que Dios nos ha bendecido. Todos los que han ido a predicar el Evangelio a lugares remotos y que han podido llevar convicción al corazón de sus semejantes en cuanto a la divinidad de la misión a la que nos hemos consagrado han dado testimonio de que el regocijo y la gratitud que les llenaba el corazón por haber sido instrumentos en las manos de Dios para llevar a las personas al conocimiento del plan de vida y salvación ha excedido a su capacidad para expresarlo con palabras.

  1. Debemos cultivar ese espíritu y el deseo de poner nuestras vidas en orden a fin de que siempre tengamos el sentimiento de gratitud y de acción de gracias en nuestros corazones, y el anhelo de alabar a Dios por Su bondad para con nosotros.
  2. No podremos llegar a experimentar ese sentimiento si somos despreocupados y descuidados en el cumplimiento del deber de orar a nuestro Padre Celestial.

Lleven una vida limpia, guarden los mandamientos del Señor, pídanle constantemente en oración que los conserve en la verdad y en la rectitud; vivan de conformidad con lo que pidan en oración y, entonces, sea lo que sea que les acontezca, el Señor estará con ustedes y no les ocurrirá nada que no sea para el honor y la gloria de Dios, y su propia salvación y exaltación.

El llevar la vida pura que supliquen llevar en sus oraciones les hará sentir en el corazón un regocijo que rebasará su capacidad para expresarlo con palabras y que rebasará también el límite de su entendimiento. El Señor siempre estará cerca de ustedes; Él los consolará, y ustedes sentirán Su presencia a la hora de sus mayores tribulaciones; Él los guardará y los protegerá en toda la medida que concuerde con Sus sabios propósitos.

Les testifico que sé efectivamente que Dios vive, que Él oye y contesta las oraciones. La oración ferviente y sincera a Dios es más valiosa para ustedes que todo lo que yo pueda expresar o escribir. Estoy convencido de que una de las cosas más grandes y más eficaces del mundo para conservar a una persona leal y fiel en el Evangelio del Señor Jesucristo es suplicar a Dios en secreta oración, en el nombre de Jesucristo, la guía de Su Santo Espíritu.

  • Estoy convencido de que una de las fuerzas más eficaces que en cualquier hogar pueden hacer que los niños y las niñas de ese hogar crezcan en el amor de Dios y en el amor del Evangelio de Jesucristo es realizar la oración familiar.
  • No corresponde orar sólo al padre de familia, sino también a la madre y a los hijos, a fin de que ellos participen del espíritu de la oración y estén en armonía, en sintonía, o sea, que tengan ‘la radio’, por decirlo así, en comunicación con el Espíritu del Señor.

Creo que son muy pocos los que se apartan del camino recto, que son muy pocos los que pierden la fe —que una vez tuvieron conocimiento del Evangelio—, si nunca desatienden sus oraciones familiares ni sus plegarias secretas a Dios. El Señor nos ha mandado orar con nuestras familias y en secreto, para que no olvidemos a Dios.

Si desatendemos eso, perdemos la inspiración y el poder que vienen del cielo; nos volvemos indiferentes, perdemos el testimonio y descendemos a las tinieblas. Los niños advierten el ejemplo de sus padres, de sus amigos y de sus maestros. En una ocasión en la que fueron a la casa de un hermano y ofrecieron oraciones, un niñito dijo: ‘Papá, nunca oramos, ¿verdad?; sólo lo hacemos cuando tenemos visitas’.

La manera de enseñar a nuestros hijos a orar es orar nosotros tanto en secreto como en familia. Hay demasiado descuido en lo que respecta a tener comunión con Dios por parte de muchos Santos de los Últimos Días. Siento dicha y felicidad todos los días de mi vida al comunicarme con mi Hacedor, en el nombre del Señor Jesucristo, mi Redentor.

  • ¿Cómo podemos hacer más significativas nuestras oraciones personales? ¿Por qué la gratitud por las bendiciones de Dios da más sentido a nuestras oraciones?
  • ¿Qué podemos hacer para lograr que la oración familiar sea una experiencia espiritual para todos los miembros de la familia? ¿Qué bendiciones ha recibido su familia gracias al orar juntos?
  • ¿Con qué dificultades se ha enfrentado su familia en el intento de hacer tiempo para la oración familiar? ¿Cómo han superado esas dificultades?
  • ¿Por qué la oración diaria nos lleva a ser ‘leales y fieles en el Evangelio del Señor Jesucristo’? ¿Por qué la oración nos ‘llena de mansedumbre, de humildad y de la sencillez natural de los niños’?
  • ¿Qué significa ‘suplicar a Dios’?
  • ¿Por qué es importante suplicar a Dios todos los días que nos dé la guía de Su Santo Espíritu?

Notas

  1. Gospel Standards, compilado por G. Homer Durham, 1941, pág.224.
  2. Véase Gospel Standards, pág.216.
  3. Véase Conference Report, octubre de 1944, pág.10.
  4. Gospel Standards, pág.199.
  5. Véase Conference Report, abril de 1945, pág.10.
  6. Gospel Standards, pág.371.
  7. Gospel Standards, pág.144.
  8. En Conference Report, octubre de 1944, pág.9.
  9. Gospel Standards, págs.179–180.
  10. ‘Personal and Family Prayer’, Improvement Era, diciembre de 1942, pág.779.
  11. En Conference Report, octubre de 1938, pág.142.
  12. En James R. Clark, compilador, Messages of the First Presidency of The Church of Jesus Christ of Latter-day Saints, 6 tomos, 1965–1975, tomo VI, pág.34.
  13. Gospel Standards, pág.26.
  14. En Brian H. Stuy, compilador, Collected Discourses Delivered by President Wilford Woodruff, His Two Counselors, the Twelve Apostles, and Others, 5 tomos, 1987–1992, tomo IV, pág.356.
  15. Gospel Standards, pág.31.
  16. Gospel Standards, pág.26.
  17. Gospel Standards, pág.26.
  18. En Collected Discourses, tomo III, págs.192–193; los párrafos se han cambiado.
  19. Mensaje de la Primera Presidencia, en Conference Report, abril de 1942, pág.96; leído por el presidente J. Reuben Clark Jr.
  20. En Conference Report, abril de 1945, pág.10.
  21. Gospel Standards, pág.254.
  22. Gospel Standards, pág.25.
  23. Gospel Standards, pág.156.
  24. Gospel Standards, pág.156.
  25. En Conference Report, abril de 1924, pág.9.

: La oración ferviente y sincera

¿Cómo se escribe la palabra ferviente?

Ferviente | Definición | Diccionario de la lengua española | RAE – ASALE. Del ant. fervir ‘hervir’ y -nte; lat. fervens, -entis.

¿Qué significa sobrecoger en la Biblia?

Coger de repente y desprevenido.

¿Qué significa la palabra eficaz en la Biblia?

Eficaz es un adjetivo que significa que algo o alguien tiene eficacia, es decir, que tiene la capacidad de alcanzar un objetivo o propósito y produce el efecto esperado. Puede hacer referencia a una persona, un grupo, organización o un objeto.

¿Qué palabra puede reemplazar a fervor?

1 entusiasmo, pasión, vehemencia, excitación, impetuosidad, arrebato, ímpetu. Ejemplo: Festejaron la victoria con fervor. Devoción: 2 devoción, piedad, religiosidad, veneración.

¿Cuál es el significado de entusiasta?

Adjetivo. Que siente entusiasmo por alguien o algo. Propenso a entusiasmarse.

¿Qué significa la palabra Festima?

Apresurar, precipitar, activar.

See also:  Que Significa Soñar Con Serpientes En La Biblia?

¿Qué es el Cristianisme?

1.m. Conjunto de creencias y preceptos que constituyen la religión de Cristo.

¿Qué es servir con fervor?

Reflexión del Pastor David Decena El consejo del apóstol Pablo a los romanos era sencillo: No pierdan su capacidad de servir a Dios con el impulso que su mismo Espíritu les da. Éste nos lleva a realizar todo con entusiasmo, esmero, eficacia y urgencia.

La vida cristiana sin fervor, tiene las patas cortas, así que un cristiano sin fervor no podrá llegar muy lejos. Veamos lo que nos dice la Palabra de Dios. ‘Nunca dejen de ser diligentes; antes bien, sirvan al Señor con el fervor que da el Espíritu’ Romanos 12:11 (NVI) La vida cristiana no existe sin fervor.

El diccionario define ‘fervor’ como el ‘entusiasmo o ardor con que se hace algo’. En otras palabras, Pablo estaba queriendo decir que hay una entrega pasional que nos da el Espíritu, y es la misma que nos permite trabajar con diligencia. La persona diligente es aquella que pone interés, velocidad y eficacia en la realización de una tarea.

  1. El consejo del apóstol a los romanos era sencillo: No pierdan su capacidad de servir a Dios con el impulso que su mismo Espíritu les da.
  2. Éste nos lleva a realizar todo con entusiasmo, esmero, eficacia y urgencia.
  3. La vida cristiana sin fervor, tiene las patas cortas, así que no podrá llegar muy lejos.
  4. LA BÚSQUEDA DE DIOS Mi intención es que nos enfoquemos en una característica que Dios busca en el cristiano, y solo lo encontramos en alguien fervoroso: Tomar la posta.

La imagen de tomar la posta viene del atletismo, y hace referencia a la carrera de relevos. En ésta, un equipo de atletas debe ir pasándose un tubo denominado ‘testigo’, que apenas es tomado hace al atleta responsable de seguir adelante. En otras palabras, tomar la posta es asumir la responsabilidad que antes correspondía a otra persona.

  1. La búsqueda de Dios está enfocada en estas personas.
  2. Aquellos que se niegan a ser uno más de la multitud, para responder al llamado de Dios de ponerse en la brecha y pelear la buena batalla de la fe.
  3. Por eso Él dijo a través del profeta Ezequiel: ‘Busqué a alguien que pudiera reconstruir la muralla de justicia que resguarda al país.

Busqué a alguien que se pusiera en la brecha de la muralla para que yo no tuviera que destruirlos, pero no encontré a nadie. Por eso ahora derramaré mi furia sobre ellos y los consumiré con el fuego de mi enojo. Haré recaer sobre su cabeza todo el castigo por cada uno de sus pecados.

  1. ¡Yo, el SEÑOR Soberano, he hablado!’.
  2. Ezequiel 22:30-31 NTV El fervor nos lleva a ser las personas que el Padre está buscando.
  3. Aquellos que se animan a decirle que sí a Dios, sin importar dónde terminen, lo que cueste, y lo que haga el resto.
  4. Muchas veces Dios buscó quien pudiera tomar la posta en un ámbito, y no lo encontró.

Todo lo que implica dejar la comodidad, desafía al ser humano. Por eso necesitamos entender que los planes de Dios son para gente que desafía su inercia, y se anima a llegar donde otros no llegaron.

  • TRES CUESTIONES DE UN FERVOROSO QUE TOMA LA POSTA
  • 1) PAGAR EL PRECIO DE LA RECONSTRUCCIÓN
  • Cuando Jesús abrió Isaías 61 y lo leyó para anunciar lo que con Él comenzaba, entre los pasajes de ese capítulo está:
  • ‘Reconstruirán las ruinas antiguas, restaurarán los escombros de antaño; repararán las ciudades en ruinas, y los escombros de muchas generaciones’ Isaías 61:4 NTV.

Sobre todo seguidor de Jesús pesa la responsabilidad de reconstruir lo que el enemigo destruyó. Este es un llamado compartido, que puede desarrollarse, cualquiera sea el ámbito donde Dios nos llama. En todos lados vemos los resultados de la naturaleza del enemigo: robo, muerte y destrucción.

  • Y por supuesto que no es sencillo reconstruir el muro roto, hacerlo implica un esfuerzo.
  • El problema de muchos es que cuando ven que es necesario un esfuerzo para vivir plenamente la vida cristiana, dan marcha atrás.
  • Sin sacrificio no hay vida cristiana.
  • Nuestra vida plena nació del sacrificio de Jesús, y va a ser engendrada en otros mediante nuestra entrega.

Así que el fervor nos llevará a ser individuos dispuestos a pagar cualquier precio, con tal de reconstruir lo que el enemigo destruyó. Nuestro impacto será sobre individuos, familias, ámbitos de influencia, ciudades y naciones. Y la reconstrucción será posible porque lo tenemos todo por pérdida con tal de alcanzar a Cristo y mostrarlo al mundo.2) IR CONTRA LA CORRIENTE El problema de Dios era no encontrar alguien que fuera contra la corriente.

En ese momento todos los que deberían seguirlo, que era el pueblo de Israel, practicaban la injusticia (tal como se muestra en los versículos anteriores). Solo yendo contra la corriente de este mundo, y a veces contra esa parte de la iglesia un tanto tibia, lograremos iluminar con la justicia del cielo.

Practicar la justicia es, por encima de todo, vivir en santidad. La santidad es un bien cotizado y difícil de encontrar. ¿Qué es santidad? Es vivir el estilo de vida que agrada al Padre, trae bienestar a nosotros mismos, y la gente que nos rodea; éstos son los tres afectados por la santidad.

El Padre se alegra con el hijo que camina alineado a su corazón; nosotros mismos nos privamos de las consecuencias del pecado, y las personas que nos conocen son bendecidas por nuestra justicia. Por eso el apóstol Pedro habla con tanta claridad de esto en 1 Pedro 1 y 2. ‘Pero ahora sean santos en todo lo que hagan, tal como Dios, quien los eligió, es santo.

Pues las Escrituras dicen: «Sean santos, porque yo soy santo».’ 1 Pedro 1:15-16 NTV. Y más adelante el mismo Pedro dice: ‘Pero ustedes no son así porque son un pueblo elegido. Son sacerdotes del Rey, una nación santa, posesión exclusiva de Dios. Por eso pueden mostrar a otros la bondad de Dios, pues él los ha llamado a salir de la oscuridad y entrar en su luz maravillosa’ 1° Pedro 2:9 NTV La santidad es parte esencial de la naturaleza de Dios.

Cuando practicamos la santidad, y la adoptamos como parte de nuestra identidad, nos parecemos a Él. Y al hacerlo, nos convertimos en un ‘pueblo elegido’, ‘sacerdotes’, ‘nación santa’, y ‘posesión exclusiva’ de Dios, para poder ‘mostrar a otros la bondad de Dios’ que nos quitó de las tinieblas. En pocas palabras, la santidad nos aparta para Dios, y nos convierte en un faro para el mundo.

La gente verá la bondad del Padre en nosotros, y querrá vivir lo que vivimos.3) ESTAR DONDE DIOS NOS LLAMA A ESTAR Ezequiel 22:30 (NTV). La comodidad es uno de los peores enemigos del creyente. ¿Y si el problema de Dios pasaba por no encontrar a una persona que quisiera movilizarse para estar donde Él quería que esté? La pereza está muy ligada a la comodidad, y esto no es propio de un cristiano fervoroso.

  1. Por eso Proverbios dice: ‘El perezoso ambiciona, y nada consigue; el diligente ve cumplidos sus deseos.’ Proverbios 13:4 NVI Necesitamos aceptar que la voluntad de Dios no siempre significará una posición de mayor comodidad y reposo.
  2. Todo lo contrario.
  3. La gran mayoría de las veces implicará salir del lugar de confort, y movilizarnos.

Si somos seguidores de Jesús vamos a ambicionar Sus deseos, y los vamos a perseguir con diligencia. Debemos renunciar al temor a lo desconocido. No le pongamos límites mentales ni geográficos a Dios. Los primeros nos detienen con ideas preconcebidas que nos dejan donde estamos.

No siempre nos va a gustar lo que Dios nos empujará a hacer, y no siempre vamos a sentirlo como algo que nos emocione profundamente. Los segundos (límites geográficos) nos dejan en un trabajo, proyecto o territorio; cuando Dios está queriendo que derramemos nuestra vida en otro. Está científicamente comprobado que mientras menos conocemos el mundo (físicamente hablando), más limitados estamos en nuestra capacidad de soñar.

Es importante vencer el temor a lo desconocido, porque si Dios nos envía, Él nos va a respaldar.

  1. Que Dios te bendiga y tengas una semana de completa victoria!
  2. Pastor David Decena
  3. Centro Familiar Cristiano Eldorado

: Reflexión del Pastor David Decena

¿Quién oro más en la Biblia?

¿Sabemos que vendrá la lluvia de bendiciones en nuestras vidas? – ¿En los momentos difíciles tenemos la plena confianza que el Señor está al control y que nos va a responder? Únicamente cuando el pueblo de Dios esté imbuido de intenso fervor y cuando esté dispuesto a orar como Elías, y cuando principalmente se preocupe de cumplir con las condiciones requeridas, entonces caerá la lluvia que espera.

La lluvia no cayó inmediatamente, pero no vaciló la fe de Elías. Continuó orando más fervientemente que antes, vez tras vez y el registro nos dice que Elías oró 7 veces. Dios nos ha dado una poderosa promesa en Mateo 7:7 ‘Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; tocad, y se os abrirá’, pero el Señor no dice ‘pedid una vez y se os dará’.

See also:  Soñar Con Agua Que Te Arrastra?

Elías se postró y clamó 7 veces. ¿Si hubiera abandonado a la primera? ¿A la sexta? Seguro que a un paso de la bendición la hubiera perdido. Con humildad debemos acudir a Dios sin pretender que Dios está obligado a respondernos cuándo y cómo queremos y sin cumplir nuestra parte.

¿Qué significa hospitalidad según la Biblia?

¿Cómo se practicaba la hospitalidad en la Biblia y cómo es la hospitalidad hoy en día?

  • Proporcionar una visión general de la hospitalidad en la Biblia.
  • Invitarte a empezar a practicar la hospitalidad bíblica en tu vida hoy mismo.

Verso de anclaje: Génesis 18:1-8 Sean hospitalarios los unos con los otros, sin rechistar (1 Pedro 4:9). Si vamos a mostrar la hospitalidad bíblica, tenemos que entender su definición y cómo vivirla. Entonces, ¿qué significa la hospitalidad? ¿Y cómo se compara la hospitalidad de hoy con la de la Biblia? Cuando era niña, creía que la hospitalidad significaba servir en el mostrador de café de la iglesia.

  1. Había una hoja de inscripción para formar parte de un ministerio en el que se servía café y rosquillas.
  2. Esto se llamaba el ministerio de ‘hospitalidad’.
  3. Cuando éramos niños, todos queríamos ayudar en ese ministerio porque significaba donas gratis.
  4. Hoy en día, las congregaciones siguen buscando las mejores prácticas de acogida para sus invitados y formando a las personas para que sonrían y acojan a esas nuevas caras que atraviesan sus puertas (extrañas).

Para entender lo que significa el comportamiento hospitalario, podemos recurrir a la definición del diccionario de hospitalario (subrayado, cursiva y negrita añadidos): Hospitalario :

  1. Diccionario Oxford:
    1. la recepción y el entretenimiento amable y generoso de los invitados, visitantes o extraños.
  2. Merriam Webster define la hospitalidad:
    1. Hospitalidad : hospitalario tratamiento, recepción o disposición
      1. dado a generoso y también cordial recepción de invitados
      2. prometiendo o sugiriendo una acogida generosa y amistosa
      3. Ofreciendo un ambiente agradable o sosteniendo entorno 2 fácilmente receptivo: ABIERTO, hospitalario a nuevas ideas

El concepto de apertura en la tercera definición nombrada para hospitalario añade una valiosa capa a nuestra comprensión de la hospitalidad. Estar abierto es estar sin barreras, fácilmente accesible para acoger a cualquiera en cualquier momento. Veamos la palabra Abrir

  1. No tener una barrera de contención o confinamiento
    1. Accesible por todos o casi todos los lados; estar en una posición o ajuste que permita el paso
    2. No está cerrado ni bloqueado
  2. No tener ninguna barrera (como una puerta) para ajustado como para permitir el paso (ser capaz de ajustarse en el momento)
  • La práctica de la hospitalidad basada en la equidad comienza con una comprensión fundamental de lo que significa ser hospitalario.
  • Abrir es no tener barreras y ser fácilmente accesible.
  • Esto es lo contrario de estar al día con los vecinos, asegurarse de que su casa es perfecta o tener las ‘cosas’ adecuadas en el mostrador de bienvenida de su iglesia.

La hospitalidad es una antigua tradición que se remonta a mucho antes de Cristo. La Biblia está llena de historias de hospitalidad. Y, en última instancia, la Biblia en su conjunto cuenta una historia de hospitalidad sobre la increíble acogida de Dios a las personas rotas en la familia de Dios.

  1. Esta antigua tradición se amplió con Cristo, que fue un modelo de amor y acogida para todos los que se acercaban a él.
  2. Para conocer los primeros orígenes de la hospitalidad bíblica, leamos el Génesis 18.
  3. El Señor se le apareció de nuevo a Abraham cerca del robledal de Mamre.
  4. Un día Abraham estaba sentado a la entrada de su tienda durante la parte más calurosa del día.

Levantó la vista y vio a tres hombres que estaban cerca. Al verlos, corrió a su encuentro y les dio la bienvenida, inclinándose hasta el suelo. ‘Mi señor’, dijo, ‘si os parece bien, deteneos aquí un rato. Descansad a la sombra de este árbol mientras os traen agua para lavaros los pies.

Y ya que has honrado a tu siervo con esta visita, déjame preparar algo de comida para refrescarte antes de que continúes tu viaje’. ‘Está bien’, dijeron. ‘Haz lo que has dicho’. Entonces Abraham volvió corriendo a la tienda y le dijo a Sara: ‘¡Deprisa! Coge tres medidas grandes de tu mejor harina, amásala y cuece un poco de pan’.

Entonces Abraham salió corriendo hacia el rebaño y eligió un ternero tierno y se lo dio a su criado, que lo preparó rápidamente. Cuando la comida estuvo lista, Abraham tomó un poco de yogur y leche y la carne asada, y se la sirvió a los hombres. Mientras comían, Abraham los esperaba a la sombra de los árboles.

Aquí encontramos a Abraham. Es un día caluroso. La tierra es árida. El trabajo de la mañana está hecho. Ahora es el medio día cuando el calor está en su punto máximo. El polvo está por todas partes los caminos son de tierra y están en continuo uso. Abraham está descansando. Las mujeres posiblemente también están descansando.

Sólo podemos imaginar que el polvo y el calor combinados harían que cualquiera quisiera descansar a esa hora del día. Entonces aparecen los viajeros. No habría sido raro que los viajeros árabes vinieran a buscar refugio, ya que no había hoteles. La hospitalidad provenía de la gente que estaba acampada.

  1. Abraham pidió a los viajeros que se quedaran.
  2. Por favor, si he encontrado favor ante tus ojos.’ La hospitalidad no se limitaba a esperar a que alguien pidiera un vaso de agua.
  3. La hospitalidad buscaba cómo satisfacer las necesidades antes de que éstas fueran evidentes.
  4. Era un honor servir, cuidar y acoger al extranjero.

Era estar preparado en un momento para acoger al extranjero. Las palabras de Jesús en Mateo 25:35-36 nos dan ejemplos de cómo vivir la hospitalidad. Aquí la hospitalidad se dirige tanto a los necesitados como a los extraños: ‘Porque tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber, fui forastero y me invitasteis a entrar, Necesitaba ropa y me vestías, estaba enfermo y me cuidabas, estaba en la cárcel y venías a visitarme’.

  1. Tal y como lo ejemplifica Abraham en Génesis 18, la hospitalidad bíblica es un deber sagrado de tratar a los extraños y a los amigos por igual, acogiendo a los demás en nuestros hogares, espacios comunitarios y vidas.
  2. Como Abraham, ¿estamos dispuestos a acoger a la gente en nuestros hogares y en nuestras comunidades eclesiales? ¿Estamos dispuestos a acoger tanto a amigos como a extraños como oikos ? En inglés, oikos puede traducirse como ‘hogar’ o como unidad familiar nuclear.

Sin embargo, en la comunidad griega, esta palabra asumía un papel más amplio, que abarcaba a los vecinos, los compañeros de trabajo, los amigos y cualquier otra persona con la que se tuviera relación. Como dice la Iglesia Cristiana Reformada de Ann Arbor en : ‘Oikos es gente que vive intencionadamente en relación con un propósito compartido.

Oikos se refiere a la profunda convicción de que, cuando acogemos a alguien en nuestra casa o iglesia, lo tratamos como si perteneciera a ella, porque en el reino de Dios, sí pertenece. En un mundo en el que el aislamiento, la ruptura y la soledad son demasiado comunes, les damos la bienvenida para que habiten plenamente en una comunidad cuyos miembros se necesitan mutuamente y responden a esas necesidades a través de la fidelidad al pacto.

Les damos la bienvenida para que se vean a sí mismos como creados de forma única a imagen de Dios, y para que, abrazando esta imagen, nos revelen más de Dios’. Esto no significa que tengas que tener la casa impecable o postres dignos de Instagram listos para servir en cualquier momento.

  • La hospitalidad es una oferta para identificarse con los de fuera y tratarlos como si fueran de dentro’, escribe Scott Cormode en,
  • La hospitalidad es extender el privilegio por encima de las diferencias’.
  • Es traerlos a tu familia.
  • Bíblicamente, vemos oikos en el Nuevo Testamento como forma de hacer avanzar el mensaje evangélico del amor.

Ampliamos el círculo mostrando al mundo lo que Cristo ha hecho por nosotros y compartiendo cómo nos ha transformado. En Por ejemplo, Jesús cura a un hombre. Agradecido, el hombre pregunta si puede quedarse con Jesús. Pero en lugar de eso, Jesús le dice al hombre que se vaya a su casa para compartir lo que Dios ha hecho por él con su comunidad, invitándoles a la oikos,

  • También vemos a Jesús incorporar a su familia a personas, incluso a los marginados y a los excluidos.
  • María Magdalena se convirtió en una amiga y en parte de su oikos,
  • María y Marta forman parte del grupo de Jesús oikos,
  • Los pueblos de todas las culturas han valorado la hospitalidad a lo largo de la historia.

Sobre los orígenes de la hospitalidad, Christina Pohl, profesora del Seminario de Asbury en Kentucky, afirma ‘ Quizás podríamos decir que su origen está en la vulnerabilidad humana, la socialidad y el anhelo de comunidad’. Este anhelo de comunidad se centra en la equidad.

Adblock
detector