Tres millones de mutaciones genéticas de rata permitirán saber el origen de enfermedades

Por Pilar G. del Burgo, Valencia

Que la rata y el hombre tengan un 90% de genes homólogos es lo que ha convertido a estos pequeños roedores en los animales de experimentación por excelencia en los ensayos de laboratorio. Conocer más sobre la localización y mutaciones genéticas de los ratones abre una inmensa ventana en la identificación de las causas que originan las enfermedades humanas como las metabólicas, el cáncer o la diabetes, por citar algunas. Y éste ha sido el logro que ha conseguido un equipo del Centro de Investigación Príncipe Felipe en colaboración con un consorcio internacional.

Los científicos valencianos, dirigidos por los investigadores Joaquín Dopazo e Ignacio Medina de los laboratorios de Bioinformática y Genómica, han cartografiado 20.000 de los tres millones de mutaciones (polimorfismos) naturales que recoge el estudio que se producen en los 17.738 genes conocidos que tienen las ratas. (Del genoma del humano se han identificado 21.541 genes que codifican proteínas).

El proyecto, en el que han participado centros de todo el mundo, “ha consistido en la caracterización molecular de la rata para determinar qué genes se comportan de la misma manera que en los seres humanos” y disponer, así, de una potente herramienta para estrechar el cerco al origen de las enfermedades y obtener información más precisa para diseñar tratamientos más eficaces.

El resultado de la investigación sobre la distribución de los polimorfismos se ha publicado en la revista Nature Genetics y se ha considerado como un avance muy relevante en la comunidad científica, ya que es la primera vez que se estudia el mapa de variabilidad genética de la rata que constituye una valiosísima llave de conocimiento para aplicarlo en el ser humano.

El bioquímico Joaquín Dopazo explicó a Levante-EMV que las mutaciones sirven de marcadores para identificar más fácilmente los genes humanos que están implicados en la aparición de las enfermedades. De hecho, este nuevo mapa permitirá localizar de forma más rápida en qué parte del cromosoma está localizado el gen implicado en una patología.

Fuente: http://www.levante-emv.com/v

Comentarios