Gatos fluorescentes

En Corea del Sur, se utilizó la técnica de clonación para crear dos gatos transgénicos cuya piel y órganos muestran un color rojo brillante cuando se los mira con luz ultravioleta. Este efecto es logrado gracias al trabajo de ingeniería genética que realizaron los científicos, introduciendo la proteína roja fluorescente en material que tomaron del padre. por ello su piel, pelo, músculos, cerebro, corazón, hígado, riñón, páncreas, pulmones, estómago, intestinos, lengua e incluso en sus excrementos tomaran ese color.

Pero no debemos quedarnos solo con la parte espectacular de este experimento, ya que esto también tiene implicancias en la cura de enfermedades de los felinos y como los gatos comparten gran parte de su genoma con los humanos, también repercute en nuestra salud.

«La importancia de este trabajo deriva del precedente que crea: este es el primer informe de la producción exitosa de un gato clonado que expresa un gen exógeno», aseguran los científicos en su artículo, publicado por la revista ‘Biology of Reproduction’. «Nuestro procedimiento de transferencia nuclear usando células somáticas genéticamente modificadas podría ser útil para la producción eficiente de gatos transgénicos», añaden.

El material utilizado provino de una serie de virus, a partir de los cuales se creó un vector retroviral capaz de provocar la aparición de la proteína fluorescente en los gatos. El procedimiento realizado consistió en extraer los óvulos de una gata, vaciarlos de su material genético y colocar allí el del siamés turco (padre de los gatos transgénicos). Luego se modificaron los óvulos para añadirles el gen que codifica la proteína roja fluorescente y por último se implantaron en 11 gatas.

De los 176 óvulos transferidos, sólo se desarrollaron tres fetos, de los cuales uno nació muerto. Algo que es habitual en los procesos de clonación animal, donde las tasas de éxito suelen ser bajas.

Comentarios